ENVÍO GRATIS EN RM POR COMPRAS SOBRE $49.990 O CON SUSCRIPCIONES MENSUALES

Terrible two 👧🏻

Terrible two 👧🏻

La crisis de los 2 años es un fenómeno que muchos padres experimentan con sus hijos pequeños, y que se conoce popularmente como "terrible two". En este artículo, hablaremos sobre esta etapa del desarrollo infantil, lo que significa y cómo los padres pueden manejarla de manera efectiva.

¿Qué es la crisis de los 2 años?

La crisis de los 2 años es una etapa del desarrollo infantil en la que los niños comienzan a expresar su independencia y descubrir el mundo que los rodea. Esta etapa se caracteriza por una mayor frecuencia de rabietas, negativas y desafíos a la autoridad de los padres. Los niños pueden mostrar comportamientos como pataletas, gritos y rechazo a las instrucciones de los padres.

¿Por qué sucede la crisis de los 2 años?

La crisis de los 2 años es una parte normal del desarrollo infantil, que se produce a medida que los niños aprenden a ser más independientes. Durante esta etapa, los niños están comenzando a comprender sus propias emociones y necesidades, lo que puede llevar a conflictos con sus padres y cuidadores. Además, a medida que los niños comienzan a desarrollar habilidades verbales, pueden expresarse de manera más clara, lo que puede manifestarse en actitudes de desafío o negativa.

¿Cómo los padres pueden manejar la crisis de los 2 años?

La crisis de los 2 años puede ser frustrante para los padres, pero hay algunas estrategias que pueden ayudar a manejar esta etapa del desarrollo infantil de manera efectiva:

  1. Establecer límites claros: Los niños necesitan saber lo que se espera de ellos y cuáles son las consecuencias de su comportamiento. Los padres deben establecer límites claros y mantener una rutina constante para ayudar a los niños a sentirse seguros y predecibles.

  2. Ofrecer opciones: A los niños les gusta sentirse con control sobre su propia vida, por lo que ofrecer opciones limitadas puede ayudar a los niños a sentir que tienen cierto control sobre lo que está sucediendo a su alrededor. Por ejemplo, ofrecer dos opciones de ropa para vestir o dos opciones de comida para cenar.

  3. Ofrecer oportunidades de juego: Los niños aprenden a través del juego y la exploración, por lo que ofrecer oportunidades de juego creativas y seguras puede ayudar a los niños a expresar su creatividad y a desarrollar habilidades importantes.

  4. Comunicarse de manera efectiva: Los padres deben tratar de hablar con los niños de manera clara y directa, utilizando un lenguaje sencillo que los niños puedan entender. Los padres deben ser firmes pero amables al establecer límites y tratar de evitar discutir con un niño que está teniendo una rabieta.

  5. Buscar apoyo: La crisis de los 2 años puede ser agotadora y estresante para los padres, por lo que es importante buscar apoyo de amigos, familiares o grupos de padres que puedan brindar apoyo emocional y consejos prácticos.

En conclusión, la crisis de los 2 años es una etapa normal del desarrollo infantil que puede ser desafiante para los padres. Sin embargo, al establecer límites claros, ofrecer opciones, oportunidades de juego, comunicarse de manera efectiva y buscando apoyo, los padres pueden manejar esta etapa de manera efectiva y ayudar a sus hijos a desarrollar habilidades importantes como la autonomía y la resolución de conflictos. Es importante recordar que la paciencia y la comprensión son clave para atravesar la crisis de los 2 años, y que esta etapa pasará con el tiempo.

Además, es importante tener en cuenta que cada niño es diferente y que la crisis de los 2 años puede manifestarse de manera diferente en cada caso. Si los padres están preocupados por el comportamiento de su hijo o si este comportamiento persiste más allá de los 2 años, es recomendable buscar la opinión de un pediatra o un profesional de la salud mental para obtener orientación adicional.

En resumen, la crisis de los 2 años es una etapa normal del desarrollo infantil que puede ser desafiante para los padres. Al establecer límites claros, ofrecer opciones, oportunidades de juego, comunicarse de manera efectiva y buscar apoyo, los padres pueden ayudar a sus hijos a atravesar esta etapa y desarrollar habilidades importantes para su futuro.